La Presión Pública Decapitó a un Gobernador de Puerto Rico

 
Dar por sentado la opinión publica es una error básico y serio para cualquiera y en la política. Si trabajas en un puesto donde las Relaciones Publicas son las que mandan, te puede costar tu puesto de trabajo y ha pasado muchas veces.

Dar por sentado la opinión publica es una error básico y serio para cualquiera y en la política. Si trabajas en un puesto donde las Relaciones Publicas son las que mandan, te puede costar tu puesto de trabajo y ha pasado muchas veces. El uso de palabras ofensivas mostrando el verdadero sentimiento de antagonismo y desprecio por alguien y devalar el desprecio por individuos te deja al descubierto.

Las Relaciones Públicas es una de las artes más eficaces y antiguas de la civilización, se piensa que son estas las que manejan masas y la opinión pública como los medios de comunicación creen hacer creer a la gente, pero no son necesariamente es así.

Las Relaciones Públicas están fundamentadas para comenzar en los buenos modales ¡siempre!, ¡siempre!, ¡siempre! las buenas relaciones públicas se basan la verdad aceptable para la mayoría, por ello hay palabras y acciones que nunca serán perdonas por un pueblo, ya que ellas mismas son las que determinan que está bien y que no, que están dispuestas a soportar y que no, mostrando que cada pueblo tiene sus límites de cómo ser tratado.

La verdadera opinión pública solo nace y viene directamente de los Líderes de Opinión. Estas personas son las que una comunidad o un individuo voltea a ver y oír cuando se necesita una guía, cuando se necesita tomar una decisión que puede cambiar la vida de alguien o muchos.

Estas personas son clave para la sociedad y son las que realmente a la final mueven a las masas. Ellas pueden ser profesores de escuela, curas o pastores, presidentes de la junta de vecinos, y no necesariamente tienen un post-grado universitario, como también los puede haber y los hay. Son estas personas las que mueven al mundo.

“De hecho, la sociedad funciona gracias a hombres y mujeres de buena voluntad. Los funcionarios, los líderes de opinión, quienes laboran en el sector privado y desempañan su trabajo, son en su mayoría, personas de buena voluntad”. L. Ronald Hubbard.

@waytohappiness www.elcaminoalafelicidad.org

add a comment on this article